Compartir

El mandatario, Sebastián Piñera, reavivó este debate al señalar ayer que “los medios de comunicación podían haber investigado la realidad en materia de derechos humanos con mucho más rigor, con mucha más profundidad y no quedarse con la versión oficial del Gobierno militar”.

Estas reflexiones se enmarcan en el aniversario, el próximo miércoles, del 40 aniversario del golpe de Estado de Augusto Pinochet (1973-1990), que ha propiciado una discusión sobre las responsabilidades, acciones y omisiones de distintos sectores en ese periodo.

“Aquí no es que había una prensa que omitía. Había una prensa que era directamente cómplice de las violaciones a los derechos humanos”, admitió hoy el presidente del Colegio de Periodistas, Marcelo Castillo, en declaraciones a CNN Chile.

Castillo recordó que esa agrupación sancionó a profesionales que estuvieron involucrados en montajes para ocultar torturas, desapariciones y ejecuciones, y que en 2008 pidieron perdón porque consideraron que el gremio “no estuvo a la altura de las circunstancias”.

“Nos encontramos con empresas periodísticas que claramente colaboraron directamente con la dictadura, fueron sus partidarios, recibieron financiamiento”, agregó Castillo, que emplazó a esos empresarios a asumir su responsabilidad.

Con todo, el presidente del Colegio recordó también que hubo muchos que no fueron cómplices y que la dictadura le costó la vida a 30 periodistas, entre ellos, a José Carrasco Tapia, editor de la revista “Análisis”, de cuyo asesinato se cumplen este sábado 27 años.

En tanto, Alipio Vera, que este jueves fue galardonado con el Premio Nacional de Periodismo 2013, opinó hoy en Radio Cooperativa que las observaciones de Piñera “se ajustan a la realidad”, que no había apenas medios independientes y que esa emisora era una de las pocas excepciones.

“Los periodistas estábamos bastante atados de pies y manos para poder caminar en busca de información veraz y oportuna”, señaló Vera, quien matizó que “pese a esas limitaciones también hubo algunas excepciones de colegas que intentaron ir más allá de la versión oficial”.

Por su parte, Mónica González, directora del Centro de Investigación Periodística (Ciper) y una de las periodistas más destacadas del país, opinó en Radio ADN que “los perdones institucionales son importantes”, también en el caso de los medios.

Piñera también criticó ayer el papel de la Justicia durante la dictadura. El miércoles, la principal asociación de magistrados pidió perdón por sus “acciones y omisiones” y emplazó a la Corte Suprema a hacer su propio mea culpa.