Compartir

T-Solar ha sido pre-seleccionada por el departamento de Defensa de Estados Unidos como una de las empresas que optan a ser proveedoras de energía fotovoltaica para sus bases militares, informaron ayer desde la empresa.

Este grupo, uno de los principales productores independientes de energía de origen solar fotovoltaico, actualmente inmerso en un conflicto con los trabajadores por el cierre de su planta en Ourense, compite junto a otras veintiuna empresas -dos de ellas españolas- por un contrato, a través de una joint venture con la empresa americana Tesla Laboratories e Isolux Ingeniería.

En total, más de 5.000 millones de euros para la concesión, construcción, operación y mantenimiento y gestión de un programa de parques solares en bases militares americanas.

El programa MATOC (Multiple Award Task Order Contracts), diseñado para este proyecto, cuenta con un presupuesto de siete mil millones de dólares e incluye instalar una potencia de tres mil megawatios de energías renovables para el año 2025, para las instalaciones del Ejército, la Fuerza Aérea y la Marina, una cifra suficiente “para satisfacer 750.000 hogares”, apuntaron en una nota.

El Grupo T-Solar, en pleno proceso de expansión, tiene dos plantas en desarrollo en California y Puerto Rico que se pondrán en operación parcialmente este año y totalmente en 2014.

Mientras, los trabajadores de la planta ourensana permanecen encerrados desde el pasado 2 de julio en las instalaciones, después de que la empresa anunciase la apertura de un Expediente de Regulación de Empleo que afectaba al total de la plantilla así como su entrada en concurso de acreedores.

El presidente del comité de empresa, Isidro Blanco, ha descartado a EFE que el grupo tenga interés en mantener la factoría ourensana por lo que añade que esta noticia será “buena para el grupo pero no para la planta” ubicada en el Parque Tecnológico de Galicia.

En esta línea, trabajadores afectados han subrayado que la pre-selección de la empresa en este concurso “demuestra que el grupo no tiene interés en mantener la planta”, que “es viable”.

Este lunes, la empresa ha convocado a todas las partes a una reunión en Madrid para analizar el futuro de la planta. En este encuentro, han sido convocados los sindicatos CIG, UGT y CCOO, el administrador social, el administrador concursal, así como portavoces del comité de seguimiento y responsables de la sociedad pública Xesgalicia.