Compartir

La delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, conducía una Yamaha YN50R, matriculada en mayo del año 2005, que no cumplía con la normativa vigente en cuanto a ITV. Según publica el portal zoomnews, que cita “información facilitada” por la Dirección General de Tráfico, “el historial de Inspecciones Técnicas aparece vacío y con la advertencia en color rojo: 'Debe verificar la vigencia de la ITV”.

El mismo portal explica que “aunque en un primer momento se habló de que Cifuentes se había accidentado con una motocicleta, el mismo documento inscribe el tipo de vehículo de la delegada como 'ciclomotor de dos ruedas”.

Además, la delegada del Gobierno en Madrid circulaba por un carril no permitido a las “motocicletas” (entendidas como vehículos de dos o tres ruedas provistos de un motor de cilindrada superior a 50 centímetros cúbicos si es de combustión interna, y/o con una velocidad máxima por construcción superior a 45 km/hora, según la DGT) y reservados al transporte público como taxi y EMT. Tal infracción no la hace responsable del accidente, ya que fue Cifuentes la golpeada por un automóvil, pero puede justificar la negación de la aseguradora a pagar los daños.