Compartir

Los resultados preliminares de la necropsia realizada al cuerpo de Ariel Castro, quien secuestró, violó y maltrató durante una década a tres mujeres en Cleveland (EE.UU.), concluyen que se suicidó el martes por la noche en su celda, aunque su abogado dijo hoy que investigará a fondo su muerte.

Jan Gorniak, forense del condado Franklin, explicó este miércoles que la causa de la muerte de Castro, de 53 años y origen puertorriqueño, fue un suicidio por ahorcamiento y agregó que están pendientes los resultados de las pruebas de toxicología.

El martes por la noche Castro fue encontrado ahorcado en la celda del centro penitenciario de las afueras de Columbus (Ohio) donde cumplía la condena a cadena perpetua sin libertad condicional que un juez le impuso el pasado 1 de agosto.

Esa condena le fue impuesta por el cargo de homicidio agravado, por golpear a una de las mujeres durante el cautiverio hasta causarle un aborto, y por el resto de los casi mil cargos que enfrentaba, entre ellos cientos por violación, recibió varias sentencias consecutivas que sumaban otros mil años más en prisión.

Castro estaba bajo vigilancia estrecha en prisión, pero no contaba con protección frente al suicidio.

Su abogado, Craig Weintraub, reveló este miércoles que las autoridades penitenciarias rechazaron hace dos semanas una petición para que un psicólogo forense examinara las “tendencias suicidas” de su cliente.

La petición, según Weintraub, se realizó a la luz de una carta de 2004 en la que Castro hacía referencia al suicidio y encontrada por el FBI en la casa de Cleveland donde mantuvo cautivas a sus tres víctimas durante una década.