Compartir

Puede que no sea casualidad que la inteligencia israelí filtre ahora los datos, supuestamente reales, sobre la capacidad de ataque de la milicia Hezbolá, patrocinada por Irán, su archienemigo en la zona. Ahora, cuando el ataque de EE.UU a Siaria comienza a recabar apoyos internos y externos. Ahora, cuando está en juego el caudal de armas que llega a la milicia chíi desde Irán y a través del régimen de Bachar el Asad. En cualquier caso, según Israel,éste país puede ser blanco de 2.000 a 3.000 cohetes diarios en una futura guerra con Hizbulá, aunque la Inteligencia israelí cree que ni esa organización ni su patrón, Irán, están interesados en estos momentos en un conflicto armado.

“Hizbulá tiene un arsenal de 70.000 a 80.000 cohetes y una capacidad de fuego inmensa como para disparar de 2.000 a 3.000 cohetes diarios. Está entre los diez arsenales de cohetes más grandes del mundo”, dijo a Efe un alto mando israelí miembro del Estado Mayor para la Defensa.

Estas previsiones forman parte de los escenarios más funestos que el Ejército contempla en el caso de que un ataque estadounidense contra Siria por el presunto uso de armas químicas, derive en una guerra regional. Según el militar israelí, con rango de general, se trata de un escenario completamente distinto a los que Israel ha conocido hasta ahora.

En la guerra de 2006, Hizbulá disparó en 34 días de hostilidades unos 4.000 cohetes y proyectiles de mortero contra el territorio israelí, mientras que el movimiento islamista Hamás lanzó unos 1.500 en los ocho que duró la operación israelí en Gaza “Pilar defensivo”, en noviembre de 2012.

De momento, Israel ha desmovilizado al millar de reservistas que había convocado después de que el presidente de EEUU, Barack Obama, anunciara que acudiría al Congreso para obtener su apoyo a una intervención militar limitada. Pero no baja la guardia, mantiene en alerta las baterías de su escudo anti-misiles desplegadas en el norte y los planes de emergencia son actualizados a diario, según la información de sus servicios de inteligencia y las amenazas desde Damasco, Beirut y Teherán.

Hy que recordar que, en una entrevista el lunes con el diario francés Le Figaro, Asad insistió en su amenaza de que un ataque estadounidense provocará una “guerra regional”, ecuación de la que Israel es a priori inseparable.

OBAMA YA CASI TIENE EL ACUERDO

Los líderes republicanos del Congreso, que se Reunieron este martes con el presidente de EEUU, Barack Obama, le mostraron un apoyo político decisivo para la intervención militar en Siria, aumentando la confianza del presidente en la rápida consecución de la luz verde del Parlamento.

Tras las reuniones en la Casa Blanca de los principales líderes parlamentarios estadounidenses, incluyendo a los republicanos que controlan la Cámara de Representantes, Barack Obama dijo que confía en las posibilidades de éxito de una resolución que autorice el uso de la fuerza en Siria, en represalia por el uso de armas químicas. “Aprecio que todo el mundo aquí ha comenzado a programar audiencias y proporcionará su voto tan pronto como todo el Congreso esté de nuevo a principios de la próxima semana”, dijo Obama.

El presidente de la Cámara de Representantes de EEUU, John Boehner, republicano, señaló que “apoya” la petición del presidente Barack Obama para lanzar un ataque militar contra Siria. “Esto es algo que Estados Unidos, como país, necesita hacer”, dijo Boehner en declaraciones a los periodistas al salir de la reunión.

“Nuestros aliados tienen que saber que Estados Unidos está con ellos cuando es necesario”, añadió el dirigente republicano.

Por su parte, el líder de la mayoría republicana de la Cámara Baja, Eric Cantor, dijo que votará a favor de una resolución que dé a Obama la opción del uso de la fuerza contra Siria, si bien admitió que el texto del proyecto legislativo sufrirá algunos cambios antes de su aprobación final.