Compartir

La cadena ABC de televisión y el diario Navy Times señalan hoy que la flotilla, que incluye el crucero “Princeton” y los destructores “Shoup”, “Lawrence” y “Stockdale”, navega en el mar Rojo.

El “Nimitz” y su grupo de escoltas habían concluido su misión de unos seis meses en el mar Arábigo y se preparaban a retornar a su puerto en la costa este de Estados Unidos cuando se le ordenó que navegara al oeste.

Los informantes militares indicaron a ABC que el desplazamiento del grupo Nimitz es “un posicionamiento prudente” a la espera de acontecimientos en la región.

Por su parte, la cadena de televisión CNN afirmó, citando fuentes del Pentágono, que el “Mahan”, uno de cinco destructores equipados con misiles cruceros y emplazado la semana pasada en el Mediterráneo oriental, recibió órdenes de tomar rumbo a su puerto base en Norfolk (Virginia).

La semana pasada el Pentágono había enviado a la región los destructores “Ramage”, “Mahan”, “Barry”, “Gravely” y “Stout” -equipados cada uno con por lo menos cuarenta misiles crucero Tomahawk- y el buque “San Antonio”, para operaciones de desembarco y con 200 infantes de Marina a bordo.

Los informantes militares explicaron a CNN que cada una de las naves tiene objetivos en Siria asignados para posibles ataques pero, con el paso de los días, el gobierno sirio moviliza sus unidades y armamento constantemente, y eso requiere una adaptación de planes y de unidades.

Los expertos en asuntos militares esperan que la Marina de Guerra estadounidense opere en la región también submarinos equipados con misiles guiados. Estas naves son capaces de disparar más de 100 Tomahawks, tantos como cuatro o cinco destructores.

El submarino “Florida” demostró la utilidad de tales plataformas con 93 lanzamientos contra Libia en 2011 cuando Estados Unidos y sus aliados europeos contribuyeron al fin del régimen de Muamar al Gadafi.

Por su parte, el portal Military.com, que cita también fuentes militares, señaló que no hay información sobre el paradero y la misión del buque Kearsarge de asalto anfibio, que con 1.000 infantes de Marina a bordo se encuentra en algún sitio del mar Rojo.

El presidente estadounidense, Barack Obama, poco antes de reunirse esta mañana en la Casa Blanca con sus asesores militares y dirigentes del Congreso, reiteró que una eventual intervención estadounidense en Siria no involucrará el envío de tropas a tierra.