Compartir

Al menos 19 miembros de la organización opositora iraní 'Muyahidín Jalq'
(combatientes del pueblo) murieron hoy y decenas resultaron heridos en
el asalto policial contra su campamento en Irak, denunciaron fuentes de
refugiados iraníes.

Una fuente del campamento, citada por la agencia nacional de noticias iraquí Nina, que pertenece al sindicato de periodistas, destacó que fuerzas del Ejército y tropas especiales de la Policía iraquíes atacaron el lugar, localizado en el pueblo de Al Jales, en la provincia de Diyala, en el noreste de Bagdad.

Estas fuerzas irrumpieron anoche en el campamento, lanzaron proyectiles de mortero y emplearon otras armas, causando víctimas entre sus residentes, según la fuente.

Por su parte, un portavoz de los refugiados, Shahriar Kia, aseguró hoy en un comunicado que cinco de los fallecidos fueron disparados mientras tenían las manos atadas y que los atacantes incendiaron gran parte de las propiedades de los residentes del campamento.

Las autoridades iraquíes han evitado por el momento pronunciarse sobre este suceso.

Unos cien militantes de la organización 'Muyahidín Jalq' residen en la actualidad en el campo de refugiados de Ashraf, cerca de la frontera con Irán, mientras que otros 3.400 han sido trasladados en los últimos meses al de Liberty, cerca del aeropuerto internacional de Bagdad, como un primer paso para sacarlos de Irak.

Los miembros de ese grupo fueron acogidos y protegidos por el entonces presidente de Irak, Sadam Husein, tras el triunfo de la revolución islámica en su país.

Teherán les considera terroristas y, aunque en 1990 depusieron las armas, algunos países aún los mantienen en su lista negra.

La organización Muyahidin Jalq fue fundada en los años sesenta para luchar contra el sha de Persia, y después de la revolución islámica en 1979 combatió el liderazgo clerical iraní, y entre 1980 y 1988 se alió con Sadam Hussein durante la guerra irano-iraquí.

Actualmente es el principal grupo del opositor Consejo Nacional de Resistencia de Irán, que lucha contra las autoridades de ese país, que en septiembre pasado fue retirado de la lista de organizaciones terroristas de EEUU.