Compartir

Desde que Franklyn Roosevelt pidió autorización al Congreso para que su país entrase en la II Guerra Mundial, ningún presidente de EE UU ha pedido permiso a los legisladores para declarar la guerra a otro país. Ha habido, eso sí, diferentes peticiones de apoyo con una semántica cuidadosamente redactada para respaldar misiones militares ya en marcha, como probablemente haga Barack Obama. El abogado…