Compartir

Un Barack Obama resignado a empuñar las armas compareció ayer brevemente ante la prensa después de que su secretario de Estado, John Kerry, expusiera con detalle las bases para responder militarmente a Siria por el uso masivo de armas químicas que la inteligencia le atribuye.