Compartir

Avalancha de críticas, acusaciones de manipulación y peticiones de investigación e imputación. Un día después de conocerse que el PP destruyó en abril pasado los discos duros de los ordenadores que usó el extesorero Luis Bárcenas en la sede de la calle Génova 13 se sucedieron las demandas de actuaciones judiciales contra el autor o autores del borrado y contra quienes ordenaron hacerlo.