Compartir

La tensión en Colombia se intensificó ayer tras la decisión del presidente Juan Manuel Santos de militarizar Bogotá, Soacha y otros municipios y de ofrecer una recompensa para identificar a quienes participaron de saqueos y disturbios durante las marchas del jueves a favor del paro nacional de campesinos iniciado el 19 de agosto. Tras años de calma social, regresaron los cacerolazos y los actos va…