Compartir

En una declaración emitida con motivo del Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas que se celebra hoy, la organización sostiene que en este país los casos “siguen ocurriendo, así como las desapariciones a manos de otros actores”.

“Si bien las desapariciones se dispararon durante el sexenio anterior (2006-2012, cuando gobernó el presidente Felipe Calderón), AI ha documentado nuevos casos de desaparición forzada durante este Gobierno. La impunidad en todos los casos sigue siendo una constante”, apunta la ONG.

La declaración, titulada, “Familiares de víctimas de desaparición forzada aún no ven resultados”, se pregunta “cuándo se van a convertir en hechos las muchas promesas del Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto de no tolerar las desapariciones y buscar a las víctimas”.

AI México menciona como ejemplo de recientes desapariciones forzadas, es decir aquellas cometidas con participación de agentes del Estado, las presuntamente ocurridas entre el 29 de julio y el 3 de agosto.

En esos días cuatro personas fueron “detenidas y desaparecidas en Nuevo Laredo (…) al parecer por miembros de la Marina mexicana”, indica la ONG.

“Estos son nuevos casos de desaparición forzada en que hay evidencia sólida de la participación de las fuerzas armadas. A pesar de esto, no hay resultados en la investigación”, añade AI.

Además, cuestiona a organismos como la Procuraduría General de la República (PGR, Fiscalía), que el pasado 26 de agosto anunció la puesta en marcha de un programa de recompensas quienes proporcionen información sobre el paradero de personas desaparecidas.

La agrupación defensora de los derechos humanos señala que “las acciones de la PGR y otras autoridades para esclarecer los hechos y encontrar a las víctimas han sido tibias e inefectivas”.

Por último, insta al Gobierno de Peña Nieto, en funciones desde el 1 de diciembre pasado, a “cambiar su aparente estrategia de señalar al crimen organizado y otros delincuentes como los responsables exclusivos por la crisis de los desaparecidos”.

“En realidad hay muchos casos como los de Nuevo Laredo en los cuales funcionarios públicos están implicados en desapariciones forzadas y no se toman las medidas para encontrar a las víctimas y hacer rendir cuentas a los responsables. No hay excusas para la inacción y el silencio del Gobierno ante estos casos”, asevera.

El Gobierno dio a conocer en mayo una lista de más de 26.000 personas reportadas como no localizadas, que incluye a las desaparecidas y secuestradas, durante el mandado de Calderón.

Sin embargo, las autoridades aún no han precisado cuántas de esas personas corresponden a casos de desaparecidos, y en cuántos casos hubo desapariciones forzadas.