Compartir

El presidente chileno, Sebastián Piñera, protagonizó hoy una aparatosa
caída
, sin sufrir consecuencias graves, al intentar caminar sobre unos
escombros
durante una visita a unas obras de demolición en el sureste de
la capital.

“Afortunadamente el presidente está cero kilómetros, trabajando, con fuerza y entusiasmo, y hay dos dolores, uno físico y el otro en el alma, de que por fin les di el gusto a ustedes de ver caer al presidente“, dijo Piñera a los periodistas al regresar a La Moneda.

De buen humor, el mandatario, de 63 años, señaló que no se va a hacer un chequeo médico porque él es un “presidente joven, deportista”.

El mandatario se encontraba junto al ministro de Vivienda, Rodrigo Pérez, y al alcalde de la comuna de Puente Alto, Germán Codina, supervisando las obras, que tendrán como fin construir nuevas viviendas sociales en un sector deprimido de la capital.

Cuando se produjo la caída, el alcalde llegó a sostener levemente al presidente y logró amortiguar el impacto.

Germán Codina explicó a CNN Chile que Piñera quería acercarse a un trabajador que estaba operando una grúa.

“Son anécdotas simpáticas, pero gracias a Dios no fue un accidente mayor”, dijo el edil, quien opinó que el mandatario “la sacó barata” porque cerca de donde cayó había una tabla con clavos.

“Todos los que conocemos al presidente (…) sabemos lo activo que es, saben que le gusta estar presente en cada momento”, señaló a los periodistas la portavoz del Gobierno, Cecilia Pérez, quien admitió que “la caída fue peligrosa, dolorosa”.

Piñera es conocido por exponerse a situaciones de peligro, como cuando en su visita a Nueva Orleans en 2010 estuvo a punto de caer al río Misisipi mientras subía por un resbaladizo terraplén, y por protagonizar lapsus verbales que se han hecho célebres en el país.