Compartir

Según la Oficina Nacional de Estadística de la República Dominicana, en el país viven más de 450.000 nacionales haitianos, recordó hoy la OIM en la República Dominicana.

Muchos lo hacen en condiciones vulnerables, en especial aquellos expuestos a peligros ambientales vinculados al cambio climático, si bien otros tantos han decidido volver a Haití desde que acaeciera el terremoto de 2010, recordó en un comunicado la OIM.

El programa de asistencia para el retorno voluntario y la reintegración de la OIM, financiado por la Oficina de Población, Refugiados y Migración (PRM) del Departamento de Estado de Estados Unidos y puesto en marcha en coordinación con la Dirección General de Migración (DGM) de la República Dominicana, ha prestado ayuda a 3.598 haitianos para regresar a sus lugares de origen desde que comenzara en septiembre de 2010.

Junto con la ONG socia Casa del Caribe, la OIM ha llevado a cabo actividades de registro en las montañas alrededor de Barahona (suroeste del país) y en el Parque Nacional Jaragua, en Pedernales (oeste).

En el último registro, la OIM ha contado también con la ayuda del Comité Dominico Haitiano de los Derechos Humanos (CODHA).

Esta semana se han organizado dos viajes en los que 589 hombres, mujeres, niñas y niños recibieron asistencia para el retorno seguro a sus hogares, en el departamento Sudeste (Haití).

Durante el proceso de registro las personas que solicitan la ayuda de la OIM para el retorno citan, entre otras razones, el escaso o inexistente acceso al agua potable en esta región afectada por el cambio climático, la falta de fuentes de ingresos debido al fracaso de cosechas como la del café, que no solo se ve afectada por la escasez de agua, sino también por plagas, y las presiones para que abandonen el Parque Nacional, donde al menos otros 1.000 inmigrantes haitianos han pedido ayuda a la OIM, informó esta organización.

El proceso de asistencia para el retorno voluntario y la reintegración empieza con una entrevista en la que se explica el programa a candidatos para el retorno.

Los trabajadores de la OIM insisten en que pueden cambiar de idea en cualquier momento.

El día previsto para el viaje, la OIM se asegura de que las personas vayan con un trabajador que hable creole haitiano en todas las etapas del proceso, lo que comprende el acompañamiento y la ayuda en los trámites de aduanas y controles fronterizos y la asistencia para el transporte hasta sus destinos finales en Haití.

Asimismo, la OIM, recuerda, expide a los beneficiarios documentos de identificación para que tengan acceso a los servicios de reintegración en Haití y les proporciona 50 dólares por persona para gastos iniciales.

Las mujeres con hijos reciben otros 65 dólares por niño para ayudarles con la manutención.

Además, llevan a cabo actividades de concienciación sobre la prevención del cólera, para lo que también reparte artículos de higiene como jabón y cloro.

Una vez de regreso, durante la fase de reintegración, los haitianos pueden acceder a capacitación empresarial y reciben dinero (200 dólares por adulto) para crear una microempresa (el monto varía dependiendo del número de adultos y menores por familia).

También pueden acceder a los planes de generación de ingresos que respalda la OIM y que llevan a cabo sus asociados, indicó la OIM.

Las ONG asociadas y el personal de la OIM se ocupan de las labores de seguimiento.

En nombre de la OIM, las ONG asociadas conceden becas de estudio de hasta 150 dólares por menor en edad escolar que se entregan directamente a las escuelas.