Compartir

La balanza de pagos mide las transacciones de bienes, servicios, rentas y transferencias de España con el exterior.

El superávit hasta junio de este año se explica por el tirón de las exportaciones, así como por la mejora de los saldos de rentas y de servicios.

Dentro del semestre, tuvo un valor importante el mes de junio al registrar también la balanza por cuenta corriente de pagos un superávit de 2.567,4 millones de euros (3.400 millones de dólares), frente al déficit de 980,5 millones de euros (1.298 millones de dólares) que tuvo el mismo mes del año pasado.

Así, el superávit de la balanza de servicios entre enero y junio se incrementó el 12,37 %, hasta los 17.063,9 millones de euros (22.597 millones de dólares), mientras que el déficit comercial bajó el 82,68 % hasta los 2.711 millones de euros (3.590 millones de dólares).

El cambio de tendencia en la balanza de pagos está en línea con las previsiones del Gobierno que estima que cierre el año con un superávit del 2 %.