Compartir

De esta forma la balanza de pagos, que mide las transacciones de bienes, servicios, rentas y transferencias de España con el exterior, cambia de signo después de presentar superávits puntuales en los meses de marzo y mayo.

Este superávit se explica por la “notable corrección del déficit comercial”, de un 82,68 % hasta junio gracias al tirón de las exportaciones, así como por la mejora de los saldos de rentas y de servicios.