viernes, 14 agosto 2020 9:48

EEUU prevé informar de órdenes judiciales a proveedores tecnológicos

WASHINGTON (Reuters) – La comunidad estadounidense de inteligencia ha prometido desvelar más datos sobre los programas de vigilancia del Gobierno informando anualmente de cuántas órdenes judiciales secretas se emiten a compañías de telecomunicaciones bajo ciertas normas legales.

El director de Inteligencia Nacional, James Clapper, anunció el jueves un plan para difundir el número total de órdenes legales emitidas cada doce meses a firmas tecnológicas por parte del Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Exterior, y el número de objetivos afectados por esas órdenes.

Estas medidas, garantizadas por el Acta de Vigilancia de Inteligencia Exterior (FISA, por sus siglas en inglés) y otras de Seguridad Nacional, permiten recopilar información sobre suscriptores y registros de llamadas, ambas por comunicaciones pasadas e intervenciones de llamadas en marcha. Pero sólo se harán públicos los números anuales totales de estas órdenes judiciales.

La iniciativa forma parte de la respuesta del presidente Barack Obama a las críticas sobre falta de transparencia en los programas de vigilancia tras las filtraciones del exanalista de espionaje Edward Snowden.

A principios de este mes, el Gobierno difundió por primera vez opiniones, anteriormente calificadas de Top Secret (máximo secreto), del tribunal de la FISA. En el pasado, sus decisiones que implicaban vigilancia y recopilación de comunicaciones no eran hechas públicas.

Defensores de la intimidad han instado al Gobierno a que empiece a arrojar luz sobre este tribunal y sus operaciones de seguimiento y dio una tibia bienvenida a las noticias del jueves.

“Es un buen comienzo porque destapa algo a las autoridades gubernamentales, pero aún así necesitamos más información”, dijo Marc Rotenberg, presidente del grupo Electronic Privacy Information Center. Instó a proporcionar más información sobre el coste y eficacia de la vigilancia.

El tribunal de la FISA ha dicho que la Agencia de Seguridad Nacional podría haber recopilado de forma no intencionada hasta 56.000 correos electrónicos de estadounidenses al año de 2008 a 2011 y pudo haber violado la Constitución antes de que se hicieran algunos ajustes en la misma.

/Por Alina Selyukh/

Artículos similares