Compartir

Media hora después de comenzar las contrataciones, ese índice sumaba 32,95 puntos hasta 14.857,46, el selectivo S&P 500 ascendía el 0,33 % (5,41 enteros) para situarse en 1.640,93, y el tecnológico Nasdaq el 0,71 % (25,39 puntos) hasta 3.618,64.

Tras unos primeros minutos de contrataciones en los que el Dow y el S&P 500 registraban pérdidas, a esta hora los tres indicadores de Wall Street se situaban en verde después de conocerse datos positivos sobre la evolución de la economía estadounidense,

Por un lado, la actividad económica fue revisada al alza en Estados Unidos al crecer el 2,5 % en el segundo trimestre del año frente al 1,7 % anunciado antes, según informó el Departamento de Comercio en el segundo de los tres informes al respecto.

Por otro, la cifra semanal de solicitudes de subsidio por desempleo bajó en 6.000 y se situó la semana pasada en 331.000, cerca del nivel más bajo en seis años, según el Departamento de Trabajo.

Con esos datos mejores de lo esperado y la mirada puesta en la evolución de la crisis en Siria, donde parece probable una inminente intervención militar internacional, más de dos tercios de los treinta componentes del Dow Jones registraban ganancias.

Encabezaba los ascensos el gigante de las comunicaciones Verizon, el 3,03 %, después de conocerse una oferta de compra de la británica Vodafone para hacerse con una parte de su negocio de telefonía móvil, Verizon Wireless.

También avanzaban la tecnológica Cisco (1,09 %), el fabricante aeronáutico Boeing (1,04 %), Procter & Gamble (0,72 %), la aseguradora Travelers (0,64 %) o el banco JPMorgan Chase (0,63 %).

Al otro lado de la tabla se situaban las petroleras Exxon Mobil (-0,81 %) y Chevron (-0,65 %), que lideraban los descensos después de las fuertes subidas de la jornada anterior, por delante del grupo informático HP (-0,53 %) o Coca-Cola (-0,52 %).

En otros mercados, el crudo de Texas descendía a 109,31 dólares, el oro bajaba a 1.408 dólares la onza, el dólar ganaba terreno frente al euro y se cambiaba por 1,324 dólares y la rentabilidad de la deuda pública estadounidense a 10 años progresaba al 2,78%.