Compartir

EE.UU, a falta de organizaciones internacionales de prestigio y vigencia consensuada sigue la senda de jugar el papel de 'policía del mundo'. “Todavía no hemos tomado ninguna decisión, pero hay que respetar las normas internacionales contra el uso de armas químicas y nadie duda de que se han usado armas químicas a gran escala contra la población civil en Siria”, ha dicho, en una entrevista concedida a la cadena estadounidense PBS.

Interrogado sobre la autoría, ha revelado que, en base a las “evidencias”, “no cree” que la oposición haya podido llevar a cabo estos ataques porque “no cree” que posea “armas nucleares ni armas químicas de ningún tipo”. “Hemos concluido que fue el Gobierno sirio y, si es así, tendrá que haber consecuencias internacionales”, ha subrayado.

Si bien, ha explicado que Estados Unidos no tiene “ningún tipo de interés en un conflicto abierto en Siria” pero que debe asegurarse de que “cuando los países rompen las normas internacionales sobre armas que pueden ser una amenaza, rindan cuentas”.

“Además, cuando estamos hablando de un país que tiene el mayor arsenal de armas químicas del mundo, que su control sobre ellas se puede haber erosionado, que está aliado con organizaciones terroristas que en el pasado han atacado Estados Unidos, entonces hay una posibilidad de que las armas químicas se dirijan contra nosotros y tenemos que garantizar que eso no pase”, ha añadido.

Por otro lado, Obama se ha referido a la situación humanitaria en Siria, con más de 100.000 muertos y dos millones de refugiados dispersados por toda la región, y la ha calificado de “descorazonadora”.

ESCALADA DE TENSIÓN

Los contactos diplomáticos se han intensificado en los últimos días, después de que Estados Unidos y sus aliados reafirmaran que mantienen “todas las opciones” y que sus Fuerzas Armadas están preparadas para llevarlas a cabo.

Fuentes del Gobierno estadounidense han aseverado a la cadena NBC que el ataque contra Siria podría lanzarse “tan pronto como este jueves” y que duraría “tres días”. El objetivo principal sería mandar un mensaje al régimen de Al Assad, por lo que tendría un alcance limitado.

En este contexto, el presidente sirio, Bashar al Assad, ha negado otra vez que su Gobierno haya usado armas químicas en la guerra civil, indicando de que tales acusaciones son de “carácter político”, y ha alertado a Occidente de que, si invade el país árabe, “le espera el fracaso”.

ATAQUE QUÍMICO

Las alarmas saltaron el pasado 21 de agosto, cuando las tropas gubernamentales lanzaron un ataque químico sobre Damasco dejando cientos de muertos y miles de afectado, según han denunciado activistas y opositores.

Este supuesto ataque químico ha activado el engranaje de la política internacional permitiendo que, tras meses de espera, finalmente un grupo de expertos de Naciones Unidas llegara a Siria para investigar estas denuncias sobre el terreno.

El Gobierno sirio ha dado su visto bueno, permitiendo el acceso irrestricto de los expertos de la ONU a todo el territorio, a pesar de que hasta ahora se había negado a que investigaran también las denuncias de la oposición.