Compartir

“El uso de la fuerza es el último recurso” y “sólo podría ser utilizado si es autorizado específicamente por el Consejo de Seguridad de la ONU”, declaro Figueiredo en su primera rueda de prensa, poco antes de asumir el cargo que hasta hoy ocupaba Antonio Patriota.

Figueiredo, quien hasta ahora se desempeñaba como embajador de Brasil ante las Naciones Unidas, admitió que “hay fuerte indicios de que han sido usadas armas químicas” en Siria, pero recordó que hay una investigación en marcha y que “se deben esperar sus resultados”.

Aludió así al trabajo que realiza una misión de inspectores de la ONU, que intenta establecer sobre el terreno si se usaron agentes químicos en un ataque en el que, según la rebelde Coalición Nacional Siria (CNFROS), murieron 1.500 personas y más de 5.000 resultaron heridas.