Compartir

Aunque el lanzamiento, que tuvo lugar a las 11.03 hora local (18.03 GMT) pudo ser visto en directo a través de la página web de United Launch Alliance, los pormenores del mismo son confidenciales.

Los expertos, no obstante, aseguran que el cohete Delta IV llevaba acoplado un satélite espía valorado en 1.000 millones de dólares diseñado por la agencia federal National Reconnaissance Office, encargada del desarrollo de este tipo de equipamiento orbital.

El satélite, según informó el diario Los Angeles Times, sería capaz de tomar una fotografía de la superficie terrestre desde el espacio y distinguir el modelo y marca de un automóvil cientos de miles de kilómetros más abajo.