Compartir

Las últimas semanas de bonanza de los mercados de renta variable y la nefasta evolución de la renta fija, tanto de la «core» (estadounidense y alemana, entre otras) como de la emergente, han podido dar a entender a los inversores que había que apostar por la Bolsa en detrimento de la deuda. De hecho, expertos como Jordi Padilla, de Popular Gestión Privada, nos contaba para el número 900 de la revi…