Compartir

En una rueda de prensa celebrada en la sede de la presidencia del Gobierno, Laridi aseguró que “se celebrará un diálogo nacional para discutir la formación de un gobierno de elecciones” para supervisar la transparencia de los comicios, “una vez que el Parlamento finalice sus objetivos”.

Laridi explicó que esos “objetivos” son la adopción de una nueva Constitución, la formación de la Comisión Electoral y la elaboración de la Ley Electoral, que podrían estar listos para el 23 de octubre.

Según el responsable tunecino, dicho diálogo abordará la composición, los deberes y la agenda de dicho equipo de gobierno, que deberá acompañar los comicios presidenciales y generales, que según Laridi podrían tener lugar en enero.

La oposición agrupada en torno al Frente de Salvación Nacional pide la dimisión del actual Ejecutivo y la formación de un Gobierno tecnócrata e independiente, incluso hay sectores que exigen también la disolución del Parlamento.

El pasado sábado, decenas de miles de simpatizantes de la oposición participaron en la capital del país en el comienzo de una campaña nacional denominada “Irhal” (Fuera), para forzar la dimisión del Gobierno controlado por el partido islamista Al Nahda.

Para Laridi “las protestas en las calles no pueden resolver las diferencias. Se necesitan soluciones políticas a través de medios democráticos y el diálogo”.

El jefe del Ejecutivo también subrayó que la suspensión del trabajo parlamentario “no favorece los intereses de la transición” e insistió en la necesidad de que retome sus actividades.

El presidente de la Asamblea Legislativa, Mustafa Ben Yafar, decidió el pasado 6 de agosto paralizar temporalmente los trabajos de la Asamblea Nacional Constituyente en un intento de presionar al Gobierno y a la oposición para que comenzaran un diálogo.

Laridi justificó su decisión de mantener a su actual equipo, asegurando que el actual gabinete ya está dominado por ministros independientes y que su partido el gobernante islamista Al Nahda, solo mantiene un 26 por ciento de los ministros y un 10 por ciento ce los vicesecretarios.