Compartir

“Estamos trabajando mucho con todas las partes para llevar adelante la conferencia -denominada “Ginebra 2″- y el señor Brahimi sigue confiado en que tendrá lugar en algún momento, aunque no sabemos cuándo”, declaró la portavoz del mediador, Khawla Mattar.

El equipo de Brahimi se instaló en Ginebra a principios de agosto con la expectativa de que la conferencia de paz se realizaría en septiembre, “lo que ahora parece que no será posible”, agregó Mattar.

“El equipo del señor Brahimi en Ginebra, en Damasco y en Nueva York está trabajando con el fin de traer a las partes a la mesa de negociaciones, convencerlas de que no habrá nada parecido a una solución militar a esta guerra y que se debe alcanzar una solución política”, dijo Mattar.

El pasado miércoles, un ataque contra un barrio de la periferia de Damasco causó conmoción en todo el mundo por el elevado número de muertos civiles, incluidos mujeres y niños, y las evidencias de que allí se utilizaron armas químicas.

Este episodio ha llevado a Estados Unidos a abrir la posibilidad de una acción militar en Siria.

Como consecuencia, EEUU optó por aplazar una reunión que tenía previsto mantener mañana en La Haya (Holanda) con Rusia, el aliado de mayor peso internacional que tiene el régimen de Bachar Al Asad.

Sobre esta última decisión -que aleja la conferencia de paz- y la posibilidad de que Brahimi decida convocar directamente a rusos y estadounidenses a una reunión con la ONU para presionarles a avanzar en la vía diplomática para poner fin a la guerra en Siria, Mattar reconoció que esto depende en realidad de las posiciones que asuman ahora Washington y Moscú.

“Comprendemos que la reunión (entre ellos) ha sido pospuesta y no cancelada y que se realizará en algún momento”, comentó.

Y añadió que si tiene lugar y hay algún tipo de acuerdo, entonces Brahimi convocará a una reunión de las tres partes para preparar la conferencia (de paz) y acordar sus detalles.

El mediador mantiene contacto “casi a diario con las partes para pedirles que se encuentren y lleguen a un acuerdo, y parte de su rol es ayudarles a acercarse e ir hacia adelante, y que la conferencia se realice más temprano que tarde”, aseguró Mattar.

Enfatizó que la reciente escalada del conflicto sirio y las mutuas acusaciones de uso de armas químicas (entre gobierno y fuerzas opositoras) prueban al mundo entero que más de esto (violencia) creará una situación todavía más compleja y aumentará más el sufrimiento del pueblo sirio”.