Compartir

Los cuerpos de seguridad y los encargados de aclarar los hechos por la vía judicial piden prudencia y cautela. Faltan muchos datos por atar, había pocos avisos previos, ningún indicio anterior, ni denuncias, ni aparentes peleas. Pero con todas las reservas posibles, parece claro que la tragedia vivida ayer en Cádiz responde a un patrón de violencia doméstica que se cobra demasiadas vidas en España…