Compartir

El Bundesbank vuelve a la carga con su férrea defensa de la austeridad a ultranza. El presidente del banco central alemán, Jens Weidmann, censuró ayer las prórrogas concedidas a España y Francia para reducir el déficit por debajo del límite sagrado del 3%. El 'halcón' germano, cabeza visible del ala más dura del BCE, criticó las flexibilizaciones porque «debilitan» los esfuerzos para sanear las fi…