Compartir

Al menos 45 personas han muerto y más de un centenar han resultado heridas a lo largo de este domingo en una cadena de atentados en diferentes puntos de Irak, según informan fuentes médicas y policiales.

El suceso más grave ha tenido lugar en el centro de Baquba, a 65 kilómetros al noreste de Bagdad, donde un coche bomba ha causado la muerte de 13 personas al estallar cerca de un complejo residencial. Al menos 34 personas han resultado heridas.

A este atentado se suma la muerte de cinco soldados iraquíes en la ciudad de Qiyara, al norte de Bagdad, cuando un grupo de milicianos atacó el taxi en el que viajaban. Los asaltantes quemaron posteriormente los cadáveres.

Otras siete personas fallecieron y 30 resultaron heridas en dos explosiones en Madaen, al sureste de Bagdad, mientras que 12 personas murieron y 45 sufrieron heridas en dos explosiones en zonas comerciales del oeste y el norte de la capital iraquí.

Por otro lado, una bomba lapa pegada a los bajos de un coche acabó con la vida de tres personas y dejó heridas a otras cuatro en el este de la misma ciudad. Previamente, al menos tres personas fallecieron y otras 15 sufrieron heridas por la explosión de un coche bomba en Balad, al norte de la capital, y un asalto a tiros en Mosul se cobró dos muertos.

Por último, dos miembros de una familia de desplazados chiíes resultaron muertos por la explosión de bombas en el centro de Baquba, que dejaron además nueve heridos.