Compartir

“Nosotros deseamos, estamos seguros de que Lan va a seguir operando en la Argentina de acuerdo a las normas que establezcan las autoridades argentinas”, declaró Timerman al término de una reunión binacional de ministros celebrada este viernes en Santiago de Chile.

“También es cierto que es importante el diálogo entre una empresa y unas autoridades. Nosotros podemos colaborar, pero no podemos resolverle los problemas a una empresa”, añadió en una rueda de prensa junto a su homólogo chileno, Alfredo Moreno.

En ese sentido, el jefe de la diplomacia argentina declaró que su Gobierno está “muy satisfecho con la decisión de Lan de mantener el diálogo con las autoridades argentinas”.

Ante las preguntas de la prensa, Timerman consideró que “es un problema que desde el punto de vista periodístico está elevado a una potencia que no amerita el caso” y que “los intereses entre Chile y Argentina son tan grandes que no deben entrar nunca en un hangar”.

“Aquí tenemos una dificultad, pero lo importante es cómo avanzamos en resolverla”, señaló por su parte Alfredo Moreno.

“Lo satisfactorio es tener esa disposición de avanzar y las mejores soluciones son cosas que tienen que encontrar la empresa, los reguladores argentinos, las autoridades sectoriales”, añadió el canciller chileno.

Según dijo, lo que preocupa a su Gobierno “es que no exista una discriminación que pudiera haber simplemente por ser extranjero versus nacional”.

Este año Lan criticó un alza unilateral de 18 millones de dólares en la tarifa de la compañía estatal que le presta servicios para el desembarque de los pasajeros y se ha quejado también de que se le ha impedido reemplazar los aviones en mantenimiento en ese país.

El jefe de Gobierno de Buenos Aires, el opositor Mauricio Macri, ha acusado al Ejecutivo argentino de querer “perjudicar a Lan por el mal funcionamiento de Aerolíneas Argentinas”, que pasó a manos estatales tras la expropiación en 2009 al grupo español Marsans.

Lan, de capitales chilenos, es una de las principales aerolíneas de Latinoamérica y su filial en Argentina cuenta con 3.000 trabajadores y representa un 9,2 % de los ingresos de Latam Airlines, que nació en 2012 por la fusión de Lan con la brasileña Tam.

El presidente chileno, Sebastián Piñera, era hasta 2010 el principal accionista de la aerolínea, controlada ahora por la familia Cueto.