Compartir

En el acumulado de los siete primeros meses del año, cuando el país recibió a 34 millones de turistas extranjeros, casi un 4 % más, marcando también un nuevo registro histórico, hubo una disminución del 0,2 % en las pernoctaciones, según los datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El ligero incremento que se produjo en julio fue posible precisamente a la subida del 1,4 % en los hospedajes de extranjeros, mientras que las realizadas por los españoles cayeron en la misma proporción.

Al avance de las pernoctaciones también contribuyó el incremento del 0,4 % de la estancia media, que se situó en 3,9 noches por viajero, mientras que la ocupación se mantuvo en el 65,3 %.