Compartir

El positivo en una prueba de VIH a un actor porno ha provocado que la industria de este sector en Estados Unidos paralice los rodajes durante un tiempo, según ha informado Los Ángeles Times.

El resultado de esta prueba ha sido confirmado por la asociación nacional Free Speech Coalition, centrada en la industria del entretenimiento adulto, que no ha querido dar más detalles acerca de cuándo y dónde tuvieron lugar los hechos, aunque afirman que no hay ninguna señal que confirme que la infección fuera contraída dentro del set de rodaje, así como tampoco han querido facilitar la identidad de la persona afectada.

En un comunicado, el grupo ha informado que está trabajando con médicos relacionados con la Adult Production Health & Safety Services para «tratar y contactar con todas aquellos actores que trabajaron, y por lo tanto estuvieron expuestos, al paciente principal». Además, se están volviendo a realizar pruebas adicionales al paciente contagiado para confirmar los resultados positivos de los primeros test.

Por otro lado, la directora ejecutiva de Free Speech Coalition, Diane Duke, ha dicho que «debido a la rigurosidad con la que se tienen que llevar a cabo este tipo de protocolos, la situación ha tenido que ser llevada de la forma más rápida, y lo más importante, asegurándose en todo momento que se tomaron las medidas necesarias para garantizar que los protocolos se siguieron.

Desde hace tiempo, la seguridad en este tipo de películas ha estado bajo un gran escrutinio en Los Ángeles. La ciudad empezó a exigir, el año pasado, que los actores porno utilizaran condones en los estudios de rodaje y tiempo después, los votantes aprobaron una medida para que esta norma se extendiera al resto de rodajes del condado.

A esto se le sumó la iniciativa que llevó a cabo un juez federal al rechazar la petición de numerosos actores porno que exigían quitar la nueva medida de utilizar preservativos en los rodajes porque la consideraban anticonstitucional. Han sido muchos como Vivid Entertainmet, Califa Productions o los actores porno Kayden Cross y Logan Pierce los que han intentado demandar a Los Ángeles para intentar que esta nueva ley, conocida como the Los Angeles County Safer Sex in the Adult Film Industry Act, se lleve a cabo pero no han conseguido ningún resultado.