Compartir

Varios países están presionando a la ONU para que se investigue lo sucedido en Siria. No en vano, cerca de 36 países han enviado un escrito a la Secretaría General de la ONU solicitando que se permita a los inspectores acceder a la zona donde la oposición denuncia que murieron más de 1.000 de civiles debido a un ataque con armas químicas. La información la ha apuntado el ministro de Exteriores británico, pero no ha sido el único que ha tratado el asunto.

El ministro alemán de Asuntos Exteriores, Guido Westerwelle, ha exigido hoy una aclaración urgente del supuesto ataque con armas químicas en Siria y reclamó que se permita a los inspectores de la ONU que están en el país un acceso “inmediato” y libre a la zona para comprobar las acusaciones de los rebeldes.

En una comparecencia ante los medios acompañado del titular turco de Exteriores, Ahmet Davutoglu, Westerwelle aseguró que el Gobierno alemán está “muy preocupado” por las noticias procedentes de Siria, donde la oposición ha denunciado la muerte de unas 1.300 personas tras un ataque químico a las afueras de Damasco, unas acusaciones que fueron rechazadas casi de forma inmediata por el régimen. “Sería atroz. un crimen contra la humanidad”, ha manifestado.

El jefe de la diplomacia alemana lamentó que China y Rusia impidieran ayer que el Consejo de Seguridad de la ONU solicitara formalmente que se lleve a cabo una investigación del supuesto ataque y tachó su actitud de “incomprensible”. La canciller alemana, Angela Merkel, ya reclamó ayer una investigación rápida e independiente en un coloquio organizado por el diario Stuttgarter Zeitung, según publica hoy el rotativo, y calificó lo sucedido de “crimen espantoso”.

El presidente de Francia, François Hollande, ha trasladado este jueves al secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, su preocupación por las “masacres” perpetradas en los últimos días en Siria y el “uso probable de armas químicas” por parte de Damasco. En una entrevista telefónica entre Hollande y Ban Ki-moon, el presidente de Francia le informó al máximo responsable de la ONU de “la emoción suscitada en Francia por las masacres intervenidas en Siria en la noche del 20 al 21 de agosto y el uso probable de armas químicas”, según un comunicado de la Presidencia francesa. Hollande aplaudió el compromiso de Ban Ki-moon para “proceder a una investigación rápida e imparcial” y renovó “su total apoyo a las Naciones Unidas para llevar a cabo esta misión tan pronto como sea posible”, concluyó.

Brasi también defiende una investigación independiente sobre el supuesto uso de armas químicas en Siria y pide cautela al apuntar posibles responsables antes de cualquier confirmación, afirmó hoy el ministro de Relaciones Exteriores, Antonio Patriota.