Compartir

El Gobierno de Gibraltar habilita a partir de este jueves un nuevo procedimiento de quejas que anima a utilizar a las personas afectadas por “las colas fronterizas”, a los que pide “detalles de su experiencia” para elaborar estadísticas que mostrar a la Comisión Europea y “de ser necesario, preparar un proceso legal”. Según avanzaron las autoridades del Peñón, podrán hacer uso de este “nuevo procedimiento todas las personas que hayan sufrido las colas en la frontera o que deseen quejarse de las mismas”.

El objetivo es, según explica, recabar información que “permitirá al Gobierno ofrecer estadísticas más precisas a la Comisión Europea y, de ser necesario, preparar un proceso legal”. Así, piden a las “personas de cualquier nacionalidad que se hayan visto perjudicadas por los retrasos” que “envíen detalles de su experiencia” a través de un correo electrónico al Gobierno de Gibraltar, en el que deberán facilitar su nombre, dirección, nacionalidad y número de documento de identidad o pasaporte.

Además, también se habilitará un “mostrador de ayuda para quejas fronterizas” en el Aeropuerto Internacional de Gibraltar con el que se podrá contactar en persona o por teléfono de lunes a viernes. A este mostrador se podrán enviar las reclamaciones en formularios disponibles en la página web del Gobierno.

La colonia británica ha protestado ante la Unión Europea por las colas generadas por los controles que policías y guardias civiles hacen a las personas, vehículos y mercancías que atraviesan la Verja. El Gobierno español insiste en que estos registros son una “obligación” para garantizar el cumplimiento de la ley comunitaria y nacional y evitar los tráficos ilícitos.

“ESTADO PIRATA”

El portavoz adjunto del PP en el Congreso, Rafael Hernando, ha señalado que Gibraltar “no puede actuar como si de un Estado pirata se tratara”, sino que debe respetar las leyes y los convenios internacionales. En declaraciones a la Cope, Hernando ha asegurado que el Gobierno español “ha puesto las cosas en sus justos términos y ha actuado ante lo que era una auténtica tomadura de pelo y una continua agresión” del Ejecutivo de Gibraltar.

Para el responsable del PP, España debe continuar con los controles “porque existe una situación de contrabando que ha ido aumentando en este año y medio, y un comportamiento desleal respecto al tema fiscal por parte de Gibraltar”.