Compartir

La delegación de la guerrilla presentó una nueva serie de “propuestas mínimas” orientadas al “estímulo a la participación política y social en las ciudades” ante los medios congregados en el Palacio de Convenciones habanero, sede de las negociaciones con el Gobierno de Juan Manuel Santos iniciadas hace nueve meses.

Entre las proposiciones se incluye la creación de un “fondo de compensación” para superar las desigualdades sociales, la pobreza y el hambre en zonas marginales con índices de miseria superiores a la media nacional.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) consideran que las “condiciones materiales” son una de las “garantías” para la participación política, por lo que también convocan a tomar “medidas extraordinarias” con recursos de ese fondo, como programas masivos de alimentación, generación de empleo y legalización de predios y barrios.

El grupo rebelde aboga asimismo por promover la participación en asuntos de política nacional, pública y de gestión urbana mediante un programa masivo de formación política auspiciado por universidades.

Otra iniciativa de las FARC es la creación de los llamados “Consejos Urbanos”, una instancia conformada por integrantes de otros consejos locales y comunales y cuyo “propósito principal” será “crear y promover formas de autogobierno en el respectivo espacio territorial”.

Las conversaciones de paz entre el Gobierno colombiano y la guerrilla iniciaron el lunes su decimotercera ronda centradas en la cuestión de la participación en la política de las FARC una vez que se de por concluido el conflicto.

El grupo insurgente ha considerado que no se trata solo de su futuro papel político sino del “conjunto de la izquierda y los movimientos democráticos y revolucionarios del país”, y aspira a que se produzcan cambios estructurales, legislativos y constitucionales profundos en ese sentido.