Compartir

La portavoz comunitaria Chantal Hughes indicó en la rueda de prensa diaria de la institución que la posición de la CE con respecto a la situación en Grecia y el programa griego no ha cambiado sustancialmente en los últimos días, desde que el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, reconociera que tendrá que haber un nuevo programa de ayuda, el tercero, para Grecia.

“La implementación del programa griego se está produciendo de manera consistente, coherente y eficiente” en unas circunstancias “muy difíciles”, señaló Hughes sobre la base de las últimas conclusiones de la troika -la CE, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI)- en julio pasado.

“Están poniendo sus finanzas públicas en orden y estamos intentando garantizar que la deuda helena sea sostenible de nuevo. Hay progresos en aspectos vitales para garantizar el crecimiento y que la economía vuelva a terreno firme de nuevo”, recalcó.

Hughes recordó que tras el último Eurogrupo en julio, los ministros de Finanzas de la eurozona felicitaron a las autoridades griegas por seguir estando comprometidas con la implementación de las reformas acordadas, un elemento importante para fomentar el crecimiento y el empleo en el país mediterráneo, dijo.

“El próximo paso es una revisión de la troika que tendrá lugar en otoño, a fin de analizar la situación de la economía helena con más detalle y también para mirar la implementación del programa” de rescate, señaló la portavoz comunitaria.

En septiembre habrá un encuentro informal de los ministros de Finanzas en Vilna y otro formal en octubre en Luxemburgo.

“Las cosas siguen su curso normal. Veremos lo que salga de la revisión prevista y sobre la base de esa revisión podremos evaluar la situación y estudiar lo que se requiere”, afirmó Hughes.

El vicepresidente de la CE y comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, indicó hoy en declaraciones al periódico finlandés “Helsinging Somat” que un tercer rescate no es la única opción, dado que la sostenibilidad de la deuda griega puede ser mejorada mediante una extensión de los plazos de devolución.

“Eso es algo que ya se ha hecho con anterioridad en Grecia y en otros países bajo programa”, más recientemente en Irlanda y Portugal, recordó la portavoz.

En otoño también habrá que cerrar el agujero de 3.800 millones de euros que experimenta el programa de asistencia financiera de Grecia hasta finales de 2014, según indicaron a finales de julio fuentes de la Unión Europea (UE).

Hughes también recordó que en algunas declaraciones del Eurogrupo los ministros de Finanzas dejaron claro que se pueden cambiar aspectos del programa de rescate.

La portavoz se refirió en particular al comunicado de noviembre, en el que los Diecisiete afirmaron que “considerarán más medidas y asistencia (…) si fuera necesario para alcanzar una mayor reducción creíble y sostenible de la deuda griega cuando Grecia alcance un superávit primario anual (…) y si implementa plenamente todas las condiciones del programa”.

Las fuentes de la UE indicaron recientemente que este debate no se dará ahora ni en otoño, sino que se debe afrontar en “abril, cuando Eurostat haya verificado los datos para 2013” sobre la deuda y el déficit.