Compartir

El más mortífero fue perpetrado en la población de Al Asriya, en la provincia de Babel, donde fallecieron cuatro personas y siete resultaron heridas por el estallido de un coche bomba.

La explosión de otros dos vehículos en el centro de la ciudad meridional de Al Amara causó tres muertos y 55 heridos, así como importantes daños materiales.

Por otro lado, cuatro hombres armados perecieron y cinco resultaron heridos por el estallido de un artefacto al paso de su vehículo cerca de la zona de Al Rashad, 30 kilómetros al sur de la ciudad de Kirkuk.

Al menos 23 personas sufrieron heridas, además, por la explosión de dos coches bomba en la ciudad de Al Naseriya, en el sur del país, que causó daños materiales también en los vehículos aparcados en los alrededores.

Los últimos meses han sido los más mortíferos en Irak en cinco años y la cifra de fallecidos el pasado julio rondó las mil personas.