martes, 11 agosto 2020 22:58

Acusaciones de corrupción contra el Gobierno saliente de Albania

La operación fue aprobada la semana pasada por el Gobierno saliente a propuesta del Ministerio de Defensa, que recibió la aprobación del presidente de la República, Bujar Nishani, también del Partido Democrático (PD).

El traspaso del edificio -ubicado en el centro de Tirana- ha sido rechazado por el jefe del Estado Mayor del Ejército, el general Xhemal Gjunkshi, que ha considerado esas instalaciones un patrimonio militar fundamental en el que se desarrollan actividades importantes de la OTAN, ceremonias, conferencias y recepciones de delegaciones extranjeras.

“Esta casa, construida en 1968, es la memoria de los veteranos de guerra y los militares. Llevo trabajando aquí 34 años y es injusto que me echen ahora de repente”, se quejó a Efe una empleada que pidió el anonimato.

Sin embargo, Berisha justificó esta operación con el argumento de en el edificio “sólo se celebran bodas y funerales”.

El gobernante albanés, quien dirigió el PD durante 23 años hasta que dimitió en julio pasado como consecuencia de su derrota en las urnas, amenazó a los militares con que, si protestan contra esta decisión, se les retirará el estatus privilegiado del que gozan actualmente.

Los socialistas, que asumirán el poder en septiembre próximo tras permanecer ocho años en la oposición, han calificado estos hechos de “saqueo” de la propiedad pública y han prometido que llevarán ante la Justicia a los responsables.

El Partido Socialista del próximo primer ministro albanés, Edi Rama, ha insinuado que tras la operación inmobiliaria del PD se esconde una trama corrupta que alcanza a los líderes conservadores y a la familia del presidente Nishani, ya que el valor en el mercado del edificio se calcula en millones de euros.

Artículos similares