Compartir

Los manifestantes han protestado por lo que consideran “un brutal ajuste laboral” en la entidad financiera asturiana y han criticado el “salario inmoral” del presidente de Liberbank, Manuel Menéndez.

Un grupo de empleados se concentró frente a la oficina principal de Cajastur de Gijón con pancartas reivindicativas y posteriormente recorrió varias sucursales de la ciudad.

Según han informado representantes sindicales, la dirección ha definido un “brutal ajuste con recortes salariales del 20 al 60 por ciento y enviando al paro de forma temporal de momento a toda la plantilla”.

“Mientras, Manuel Menéndez y su equipo directivo se blindan en sus puestos y aseguran sus inmorales salarios”, ha expresado el dirigente sindical Marco Antuña.

El presidente de Cajastur, que “cobra 370.000 euros al año, más de mil euros al día, está llevando a cabo un verdadero expolio de la sociedad asturiana, financiando el banco privado Liberbank con la liquidación de Cajastur”, ha añadido.

Antuña ha asegurado que “al atraco cometido contra los ahorradores de las subordinadas y las preferentes, obligados a convertirse en accionistas a la fuerza, se suma ahora este atentado contra los trabajadores”.

“En una región como Asturias, con más de 125.000 parados, es intolerable que la dirección de Cajastur-Liberbank destruya empleo y deteriore deliberadamente el servicio a los clientes para justificar más recortes”, ha destacado.