Compartir

El viceministro de Defensa Social y Sustancias Controladas, Felipe Cáceres, exdirigente cocalero, destacó en un discurso que la UE entendió a Bolivia e invirtió “millones de dólares o euros” en las regiones cocaleras del Chapare y de Los Yungas (oeste).

Sostuvo además que la UE “jamás condicionó” a Bolivia para dar su ayuda y permitió que los campesinos de estas dos regiones sean los quienes decidan qué desarrollo quieren para las futuras generaciones.

Según Cáceres, se trata de ayuda en el marco de la responsabilidad compartida en la lucha contra el narcotráfico, que apoya programas de desarrollo alternativo a la hoja de coca y de control social sobre los cultivos ilegales y de fortalecimiento institucional.

Sin embargo, consideró que pese a los esfuerzos que se hacen para combatir el narcotráfico, “éstos son aún insuficientes para hacer frente a la capacidad financiera y logística” de las organizaciones ilegales.

Piebalgs sobrevoló el Chapare, donde los narcotraficantes también producen cocaína a partir de las hojas de coca, y visitará entre hoy y mañana los proyectos de desarrollo alternativo a la coca que la UE financia en la zona, entre ellos una fábrica de palmito.

El comisario europeo se entrevistará el miércoles en La Paz con el presidente boliviano, Evo Morales, y su canciller, David Choquehuanca.

Según un comunicado de la Comisión Europea difundido en Bruselas, la UE destinará 25 millones de euros a proyectos de lucha contra el tráfico de drogas en Bolivia para generar nuevas oportunidades económicas en las zonas cocaleras del país como cultivos agrícolas.

El nuevo proyecto redundará en beneficio de unas 80.000 familias de agricultores e indirectamente en hasta 400.000 personas del país, informó la Comisión Europea.