Compartir

En declaraciones a Efe, Leoncio Fernández ha asegurado hoy que desde el sector pesquero van a dejar a los gobiernos “que actúen”, pero “quietos” no se van a quedar y si el Gobierno “no pone esto derecho”, lo harán ellos, aunque les cueste “sangre”.

De este modo, el patrón mayor linense no descarta retomar las movilizaciones, después de que una treintena de barcos pesqueros de la Bahía se concentrara ayer frente a Gibraltar para protestar por el depósito de 70 bloques de hormigón en el fondo marino, bloqueando un caladero tradicional de pesca de la zona.

No obstante, Fernández ha advertido de que, en el caso de reanudar las movilizaciones, estas serán “de otro modo”, aunque no ha querido entrar en más detalles hasta que se produzca una nueva asamblea entre los pescadores.

En relación a la jornada de protesta de ayer, Fernández ha asegurado que se encuentra en “una borrachera de satisfacción”, y ha criticado duramente la respuesta que las autoridades de Gibraltar dieron a los manifestantes.

“Nosotros fuimos en una concentración pacífica, y ellos se portaron muy mal”, asegura en relación a la actitud que adoptaron las patrulleras de la Royal Gibraltar Police.

“Nos insultaron y hay hasta barcos dañados”, ha afirmado Fernández, que advierte de que, en el caso de que la situación no se solucione por un cauce político, “les espera otra más gorda todavía”.