Compartir

Un hombre de 86 años se suicidó ayer lanzándose al vacío desde la azotea de su vivienda en Castrillón (Asturias), después de matar a puñaladas a su esposa de 83 años, que se encontraba enferma. La mujer sufría un proceso terminal de Alzheimer y llevaba varios meses postrada en la cama.