Compartir

Las autoridades mexicanas de los Estados de Guerrero y Michoacán, en el sur y el oeste del país, han encontrado en las últimas horas 25 cadáveres en tres lugares de esas regiones. Entre los cuerpos, 17 resultaron acribillados a tiros en supuestos choques mientras que los ocho restantes fueron arrojados a una fosa. Los fallecidos tienen entre veinte y treinta años y aún no han sido identificados.