Compartir

Najma Hanif, militante del Partido Nacionalista Awami (ANP), murió tras recibir anoche (hora local) dos disparos en la cabeza mientras se hallaba en su vivienda del barrio de Hyatabad, en la capital regional, Pesháwar, según recoge el medio paquistaní Dawn.

La política asesinada había padecido en 2011 un duro golpe en otro ataque, cuando su hijo y su marido, el también miembro del ANP Hanif Jadún, murieron en un atentado suicida cuando regresaban en su vehículo de ofrecer una oración matinal por una festividad musulmana.

El líder del ANP, Asfandyar Wali Khan, condenó enérgicamente el “brutal asesinato” y aseguró que el sacrificio de la familia de Najma será siempre recordado.

El ANP es una formación laica y moderada que representa a los pastunes, etnia mayoritaria entre los talibanes pero también de gran parte de la población de la conflictiva provincia de Khyber Pakhtunkhwa, donde este partido lidera el Gobierno regional.

Muchos miembros del ANP han sido atacados en el pasado por los talibanes y otros grupos insurgentes afines, que tienen una gran presencia en la región y en especial en las adyacentes áreas tribales fronterizas con Afganistán.