Compartir

En su primera rueda de prensa tras tomar posesión el jueves, Cartes aludió este viernes a la “extraordinaria” entrevista que mantuvo el pasado miércoles con la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, quien estuvo en Asunción para la ceremonia de traspaso de poderes.

“El clima entre ambos (países) es óptimo, en poco tiempo viajaré allá”, informó el mandatario paraguayo, que aclaró que la fecha dependerá de las gestiones que haga ahora su Cancillería.

Paraguay estuvo suspendido del Mercosur desde junio de 2012, tras la destitución parlamentaria del presidente Fernando Lugo, hasta el jueves cuando asumió Cartes.

No obstante, Paraguay no acepta que, en ese periodo, el bloque que fundó junto a Argentina, Uruguay y Brasil incorporara como nuevo miembro a Venezuela.

Cartes dijo a Rousseff que “la predisposición de Paraguay es toda” para recomponer las relaciones con sus socios en el Mercado Común del Sur (Mercosur).

“Paraguay debe estar (en ese bloque), nosotros nunca salimos del Mercosur pero no es el momento de esa discusión”, abundó el flamante mandatario.

El nuevo canciller paraguayo, Eladio Loizaga, que junto al vicepresidente, Juan Afara, y a otros ministros acompañó a Cartes en la rueda de prensa, informó que Brasil hizo llegar este viernes el pedido oficial para designar a José Eduardo Martins como nuevo embajador brasileño en Asunción, de donde fue retirado el anterior diplomático durante la crisis por la destitución de Lugo.

“Esto es una muestra del resultado de la conversación” de Cartes con Rousseff”, afirmó Loizaga, mientras el presidente insistió que es el reflejo de “cómo está el clima” de relaciones bilaterales.

Cartes fue prudente al ser cuestionado sobre los pedidos de renegociación de la deuda de la represa binacional de Itaipú, que el Gobierno anterior consideró virtualmente saldada habida cuenta de los intereses “abusivos” cargados a Paraguay y el bajo precio pagado por Brasil por el excedente de energía paraguaya que recibe.

“Tengo la obligación de administrar de la mejor manera Paraguay, todo lo que sea beneficioso para Paraguay, lo haré”, dijo el mandatario, al tiempo que abogó por la “prudencia” y la “seriedad” y pidió “no agredir por agredir” al enfocar esta cuestión con Brasil.