Compartir

El llamado Índice de Actividad Económica (IBC-Br), que el Banco Central utiliza para intentar anticipar el comportamiento del PIB, registró en junio un crecimiento del 3,24 % en la comparación con el mismo mes del año pasado, según los datos divulgados por el organismo emisor.

El crecimiento registrado por este índice en junio se ubicó por encima del previsto por los economistas.

El resultado de junio, además, permitió revertir la retracción del 1,4 % que el índice registró en mayo en la comparación con abril tras dos meses seguidos de crecimiento.

Pese al retroceso en mayo, el índice previo acumuló un crecimiento del 0,89 % en el segundo trimestre en la comparación con el primero, por debajo de la expansión del 1,1 % medida en los tres primeros meses del año.

Las tasas medidas por el indicador previo confirman que la economía brasileña no alcanzará la fuerte recuperación prevista inicialmente por el Gobierno.

La proyección para el crecimiento de Brasil en 2013 viene cayendo desde que, a mediados de mayo, el Gobierno divulgó que la economía del país sólo creció un 0,6 % en el primer trimestre del año, por debajo de todas las expectativas.

El Ministerio de Hacienda rebajó el mes pasado su previsión para el crecimiento este año desde el 3,5 % hasta el 3,0 %, y el Banco Central ya había reducido la suya desde el 3,1 % hasta el 2,7 %.

Los economistas del mercado financiero tan sólo esperan un crecimiento del 2,21 %, lo que supone una ligera recuperación tras la desaceleración de los dos últimos años.

Tras haber registrado una expansión del 7,5 % en 2010, el crecimiento de la economía brasileña fue del 2,7 % en 2011 y sólo del 0,9 % el año pasado.