Compartir

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad recomienda algunas medidas para prevenir ahogamientos y lesiones graves en medios acuáticos y evitar situaciones que puedan poner en riesgo la salud. De hecho, enviará sus recomendaciones para prevenir ahogamientos durante todo el verano a través de Twitter (@sanidadgob) y Facebook .

Entre sus recomendaciones generales destacan:

1. Elegir lugares seguros para bañarse y vigilados por socorristas.

2. Vigilar a los menores en todo momento cuando estén en el agua, incluso cuando la profundidad sea pequeña, o jugando cerca de ella. No delegar esta responsabilidad en un niño/a más mayor

3. Si no se sabe nadar bien hay que utilizar un chaleco salvavidas para bañarse o practicar un deporte acuático. Los flotadores hinchables no son recomendables.

4. Adopte conductas seguras en aguas recreativas, como prestar atención a las mareas y corrientes y evitar los desagües de piscinas y balnearios.

5. En las playas debe respetar el significado de las banderas.

6. El consumo de alcohol antes de bañarse disminuye la capacidad de reacción ante un peligro o puede propiciar el adoptar conductas que puedan poner en riesgo la salud.

7. Bañarse de noche es muy peligroso.

8. Se debe salir enseguida del agua si se encuentra cansado o siente frío.

9. Antes de meterse en el agua hay que comprobar la temperatura y es conveniente esperar 2 horas después de haber comido.

10. Si se produce un accidente, y ante la necesidad de traslado, hay que inmovilizar el cuello del herido, evitar mover la columna y avisar a un profesional para que acompañe al accidentado, evitando en lo posible los vehículos particulares.

Zambullidas

Por otra parte, en relación a las lesiones acuáticas, cada año se registran traumatismos craneoencefálicos y lesiones medulares provocados por zambullidas y son los adolescentes y los jóvenes los más afectados por ellas. En algunas ocasiones, a las imprudencias como tratar de zambullirse desde gran altura, balcones o puentes, hay que sumarle el consumo de alcohol u otras sustancias.

Para evitar estos riesgos, el Ministerio aconseja:

1. No lanzarse al agua en zonas desconocidas, con poca profundidad o desde una altura elevada o donde pueda haber obstáculos como piedras, ramas o exceso de bañistas.

2. Comprobar cuidadosamente la profundidad del agua antes de sumergirse y evitar bucear o saltar en aguas turbias donde pueden no ser visibles otros nadadores y objetos.

3. Meterse en el agua lentamente o tirarse de pie varias veces antes de hacerlo de cabeza y, en ese caso, recordar que los brazos deben situarse en prolongación del cuerpo para proteger el cuello y la cabeza.