Compartir

La operación se realizó por medio de una ampliación de capital de 1.300 millones de reales (unos 560 millones de dólares) que aportará EIG, empresa que se convierte en controladora de LLX, según un comunicado enviado a la bolsa de Sao Paulo.

Batista dejará su puesto en la administración de la empresa, “pero sigue siendo un importante accionista”, que se reserva el derecho de nombrar a un miembro del consejo de LLX.

LLX forma parte del conglomerado EBX, que también está integrado por la petrolera OGX, la minera MMX y otras empresas de energía, construcción naval y de los sectores inmobiliario y de ocio.

La empresa logística es responsable por las obras del Superpuerto de Açu, un proyecto de Batista para construir en el estado de Río de Janeiro uno de los mayores puertos marítimos de América Latina, que contará con un complejo industrial y plantas de energía.