Compartir

La localidad norirlandesa de Omagh recuerda hoy a las víctimas del atentado que hace quince años dejó 29 muertos con esperanzas de que, a la luz de nuevas pruebas, se capture por fin a los terroristas. «Es muy difícil que tantos años después veamos en los tribunales a los responsables», reconoció Michael Gallagher, cuyo hijo Aidan, de 21 años, falleció en el ataque. «Es lo que nos gustaría, pero n…