Compartir

Al menos una decena de reclusos resultaron heridos esta madrugada a consecuencia de un incendio que se desató tras una pelea de reos en la cárcel de la ciudad chilena de Quillota, a 100 kilómetros al norte de Santiago. El fuego, según el director regional de la Gendarmería, Juan Carlos Manríquez, comenzó a las 02.00 horas y fue provocado por un grupo de reos que comenzaron a quemar colchones y otros objetos que lanzaron por las ventanas de las celdas tras enzarzarse en una riña.

Al menos 24 heridos, cinco de ellos por arma cortante, fueron atendidos en el hospital de Quillota. “No tenemos ningún lesionado de importancia, sólo algunos internos que presentan algún tipo de lesiones menores que están siendo evaluados por el personal médico”, dijo Manríquez. Los demás internos del recinto penal, que alberga a más de medio millar de reos, fueron evacuados a un patio interior, excepto una cincuentena que se atrincheraron en un dormitorio sector no afectado por el incendio.

El director regional de la Gendarmería indicó que el procedimiento de intervención había finalizado y que todos los reclusos se encontraban ya “en el área de seguridad”, tras desalojar de un dormitorio a los que presentaron “mayor resistencia”. Además, explicó que van a estudiar los motivos por los que se produjo la riña y que evaluarán más tarde los daños producidos en las infraestructuras.

Pasadas las 06.00 de la madrugada, los bomberos lograron controlar las llamas que, según informes preliminares, afectaron a la mayor parte de las instalaciones del recinto. En las afueras de la cárcel se congregaron numerosos familiares de los presos que, además de pedir información, denunciaron, entre otros problemas, el hacinamiento y la mala calidad de la comida, y aseguraron que un grupo de internos estaba en huelga de hambre desde hace algunos días por esas causas. Manríquez negó la huelga de hambre y aseguró que sólo hubo algunas reclamaciones ayer contra unas modificaciones en las normas sobre visitas de familiares.