Compartir

El ministro hondureño de Trabajo, Jorge Bográn, confirmó a periodistas la visita de la delegación estadounidense, pero no ofreció más detalles.

Bográn agregó que, ante la queja, un grupo de 30 inspectores del Ministerio hondureño de Trabajo se encuentran en las instalaciones de la empresa Kyungshin-Lear Honduras Electrical Distribution Systems “para verificar la certeza de la denuncia”.

Según la queja, la empresa, de capital coreano y estadounidense, obliga a sus empleados a usar pañales durante los turnos de trabajo para evitar que pierdan el tiempo en ir al baño a realizar sus necesidades fisiológicas, extremo que desmintió hoy el apoderado legal de la compañía, Edgardo Dumas.

“Las acusaciones de los trabajadores son falsa y temerarias, la empresa nunca ha violado la ley laboral”, enfatizó Dumas en declaraciones a la radio HRN de Tegucigalpa.

María Galeano, una obrera que fue despedida en abril pasado tras siete años en la compañía, afirmó que los empleados son obligados a utilizar pañales, tal como lo denunció el pasado fin de semana el secretario de la Central General de Trabajadores, Daniel Durón.

El presidente de la Asociación de Maquiladores de Honduras, Daniel Facussé, dijo, por su parte, que las denuncias son “falsas” y confirmó la visita de sindicalistas estadounidenses al país centroamericano.

“Se trata de una falsedad y una difamación por parte de trabajadores manipulados por la injerencia de los sindicatos de los Estados Unidos, que quieren recuperar los puestos de trabajo que perdieron en su país”, destacó el empresario hondureño.

Kyungshin-Lear Honduras Electrical Distribution Systems está instalada desde hace 10 años en San Pedro Sula, en el norte del país centroamericano, y tiene alrededor de 3.500 empleados.