Compartir

La canciller alemana, Angela Merkel, se ha incorporado a la campaña electoral para los comicios del 22 de septiembre participando en una clase de historia ante escolares, coincidiendo con el aniversario de la construcción del muro. Merkel, crecida en territorio de la extinta Alemania comunista, se presentó ante los alumnos de una escuela secundaria del barrio de Prenzlauer Berg, en el antiguo sector este de Berlín y ahora uno de los barrios de la modernidad de la capital alemana.

De acuerdo a las prácticas de profesorado, la canciller ha empezado su clase escribiendo su nombre en la pizarra, a modo de presentación, tras lo que ha dialogado con algunos de los estudiantes entre un fuerte despliegue mediático. Los medios apenas han podido quedarse unos minutos en el interior del aula, sin turnos de preguntas, durante los cuales la canciller ha relatado un par de pinceladas de su infancia en territorio de la República Democrática Alemana (RDA).

Merkel, que tenía siete años cuando se construyó el Muro, en 1961, y apenas recordaba nada de ese momento, ha admitido más adelante que sus padres “estaban muy tristes” y que unos días antes de que Berlín quedase partido había estado en el sector oeste con su abuela. La canciller, nacida en Hamburgo, pasó prácticamente toda su infancia en la RDA, adonde fue trasladado su padre, un pastor protestante, poco después de venir ella al mundo.

Ceremonias de conmemoración

La “clase de historia” de Merkel ha estado reservada a una veintena de escolares, pero la canciller ha sido recibida bajo el sol por un par de centenares de estudiantes de la escuela Heintich-Schliemann, que vitoreaban su nombre, y decenas de cámaras de televisión. Se trata de la primera aparición pública de Merkel, de regreso de sus cortas vacaciones, a lo que seguirá un amplio programa de mítines electorales, una media de dos al día, de cara a las generales de septiembre.

Esta misma noche, la canciller participará en un coloquio televisivo de la cadena pública Phoenix centrado en su campaña para la reelección. La presencia de la canciller en la escuela del antiguo sector este ha sido el acto más destacado del aniversario del 13 de agosto de 1961, la mañana en que Berlín apareció dividida por alambradas y zanjas, primero, a lo que siguió la construcción del Muro.

Lo que con los años se ha conocido como Franja de la Muerte tenía una longitud de 155 kilómetros entre la construcción que separaba el lado occidental del oriental y encorsetó todo el sector oeste, que quedó convertido así en una isla en medio del territorio de la RDA. En uno de los puntos de la ciudad donde se conserva un tramo del Muro, la Bernauerstrasse, ha tenido lugar la ceremonia oficial del aniversario, consistente en una ofrenda floral del alcalde-gobernador de Berlín, Klaus Wowereit, y el ministro de Cultura, Bernd Neumann. Se estima que al menos 136 personas murieron al tratar de huir al lado occidental desde que se construyó el Muro, a partir de ese día de agosto de hace 52 años, hasta que cayó, el 9 de noviembre de 1989.